Agregador de canales de noticias

SLR Magic 8 mm f/4, rectilinear para Micro Cuatro Tercios

DSLR Magazine - Hace 10 horas 36 mins

SLR Magic anuncia la introducción de su nueva óptica granangular destinada a las cámaras del protocolo Micro Cuatro Tercios, el SLR Magic 8mm f/4, un objetivo rectilinear equivalente a un 16 mm en formato 24 x 36 mm.

El nuevo SLR Magic 8 mm f/4 es muy compacto y ligero © SLR Magic

Desde el fabricante hongkonés se indica que esta objetivo sería ideal no solo para las aplicaciones clásicas de paisaje, arquitectura e interiorismo, sino también para fotografía aérea y dispositivos de ópticas múltiples para captura en 360º y ello especialmente por sus reducidas dimensiones y peso. A día de hoy, pensamos –a riesgo de equivocarnos– que se trata de la óptica de focal fija, rectilinear, no zoom de focal más corta disponible para MFT. El sistema de enfoque, como pude apreciarse, es enteramente manual y llega hasta la muy favorable distancia de 10 cm, que permite juegos de perspectiva interesantes. Adicionalmente, para aplicaciones del tipo antes mencionado, dispone de un tornillo para bloqueo del enfoque.

Al igual que otras producciones SLR Magic, los responsables de la firma están orgullosos del nivel de calidad de imagen y robustez de su creación, que la hace adecuada para aplicaciones cinematográficas.

SLR Magic 8 mm f/4, una óptica angular rectilinear para Micro Cuatro Tercios

El esquema óptico es de 8 grupos a partir de 9 lentes, con un diafragma de 7 palas que cierra hasta f/16. Sus dimensiones son de Ø 46,1 mm (Ø para filtro interno de 43 mm) x 41,4 mm para tan solo 110 g de peso. Se suministra con un adaptador para filtros de Ø 52 mm y –cara a la utilización de filtros polarizadores y de efectos– se advierte que la parte frontal del objetivo gira con la operación de enfoque.

La montura de bayoneta del SLR Magic 8 mm f/4 es para Micro Cuatro Tercios y no incluye contactos para transmisión de datos EXIF.

El precio propuesto, de 350 $, parece asumible. Un detalle curioso adicional es que se propone un precio especial a “aquellos voluntarios que se presten a probarlo cara a ofrecer feedback”…

Fuente: 4/3 Rumors

 

Categorías: Fotografía

Tarjetas Sony SF-G – En busca de la SD más rápida

DSLR Magazine - Hace 12 horas 5 mins

Sony presenta una nueva familia de tarjetas SD, Sony SF-G, con una cifras de lectura y escritura casi simétricas, en torno a los 300 MB/s, las tarjetas SD más rápidas hasta la fecha, tal como recalca la firma.

Aún más rápida… Nueva familia de tarjetas SD de Sony SF-G © Sony

Según consta en su nota oficial, un algoritmo desarrollado por Sony optimizará la velocidad de transferencia a la cámara y evita que se pierda velocidad de escritura de datos, inclusive en repetidas operaciones de disparo continuo. Así pues, la velocidad de lectura alcanza los 300 MB/s, mientras que la de escritura se sitúa en los 299 MB/s. Esta nueva familia de producto estará disponible en 32, 64 o 128 GB y es compatible con la norma UHS-II.

“Packaging” de la nueva familia Sony SF-G © Sony

En tándem a esta nueva línea de tarjetas, Sony presenta el lector MRW-S1, bajo una conexión USB SuperSpeed –USB3.1 Gen.1–, que garantizará una copia de archivos aún más rápida que que los lectores incorporados en los equipos –sobremesa o portátiles– convencionales.

Las nuevas tarjetas de la serie SF-G estarán disponibles en las tiendas a partir de marzo de 2017, y el lector de tarjetas MRW-S1 en abril de 2017. Se desconoce aún el precio oficial de ambos dispositivos.

Más información en la nota de prensa oficial.

Categorías: Fotografía

‘Cámara y modelo’, una exposición del Museo ICO que nos pone en el papel de un fotógrafo de maquetas arquitectónicas

Xatakafoto - Hace 12 horas 34 mins

‘Cámara y modelo. Fotografía de maquetas de arquitectura en España, 1925-1970’ es una muestra que se acaba de inaugurar en Madrid con un centenar de imágenes arquitectónicas y la idea acercar la aquitectura española de esos años a través de su conexión con la fotografía. Una conexión que puede ser puesta en práctica por los visitantes de la exposición convirtiéndose en virtuales fotógrafos de maquetas.

Las imágenes de maquetas son las verdaderas protagonistas de una muestra que trata, a través de estos dos elementos (fotografía y maquetas), de explorar, analizar y reflejar la arquitectura que se desarrolló en España entre los años 1925 y 1970, época en la que nació y se desarrolló el movimiento moderno en arquitectura.

Portada del catálogo realizado sobre la exposición

Las fotografías que componen la muestra fueron realizadas por 35 autores, entre ellos maestros de la fotografía como Català-Roca, Oriol Maspons, Julio Ubiña o Juan Pando y arquitectos como Aizpurúa, de la Sota o Higueras.

Junto a las fotografías, la exposición incluye varias maquetas originales que acompañan a las imágenes, permitiéndo al espectador la verificación directa de la interpretación que hizo en su momento el fotógrafo del objeto real proyectado por el arquitecto. Asimismo se expone un conjunto de álbumes y hojas de contactos que permiten ver los procesos fotográficos de composición y selección y, en definitiva, entender la metodología visual de los fotógrafos.

La exposición está comisariada por el arquitecto y fotógrafo Iñaki Bergera y es un proyecto del Ministerio de Fomento que ha sido organizado y producido con el apoyo de la Fundación ICO y la colaboración del proyecto de investigación FAME y de PHotoEspaña. Se puede visitar hasta el 14 de mayo en el Museo ICO (Calle Zorrilla, 3) de Madrid y hay disponibles visitas guiadas así como talleres para familias y niños.

Más información | Museo ICO

En Xataka Foto | Nueve mil euros en premios para jóvenes talentos del fotoperiodismo con la Beca PhotOn 2017

Foto de portada | Imagen de la sala exposiciones ICO por cortesía de ICO.

También te recomendamos

Victor Enrich juega con las leyes de la gravedad en sus increibles fotografías de arquitectura

El fotógrafo Søren Ingemann sumerge su cámara en suburbanos de todo el mundo

Dispositivos, marcas y tendencias, todo lo que nos trae el Mobile World Congress

-
La noticia ‘Cámara y modelo’, una exposición del Museo ICO que nos pone en el papel de un fotógrafo de maquetas arquitectónicas fue publicada originalmente en Xataka Foto por Óscar Condés .

Categorías: Fotografía

Danny Green

Fotógrafos en la red - Hace 15 horas 36 mins

Danny Green es un fotógrafo inglés (vive en Leicestershire, Reino Unido) cuyo trabajo de naturaleza salvaje le ha otorgado numerosos galardones y se publica regularmente en la revista BBC Wildlife Magazine. Aunque viaja ampliamente, es más feliz trabajando en el Reino Unido, sobre todo en las islas Shetland, cuyas vastas colonias de aves marinas las convierten en un sueño para el fotógrafo. Le interesan todos los aspectos de la naturaleza como mamíferos, aves, insectos y reptiles.

 

© Danny Green

 

 

Biografía

Danny Green se interesó por la naturaleza desde una edad temprana y pasaba poco tiempo en casa, siempre vagando por los bosques y los ríos en busca de vida silvestre. Su difunto abuelo fue una gran influencia en su infancia,  mostrándole continuamente los signos de la naturaleza y señalando los diferentes aspectos de la vida en las estaciones, en el día y en la noche.

Más de 30 años después y todavía Danny está tan inquieto y deseoso de aprender más sobre el mundo natural como en aquellos días. Se interesa en todo tipo de historia natural: mamíferos, aves, insectos y reptiles. Le gusta viajar a lugares exóticos, a regiones remotas del norte de Europa: desde las montañas de Escocia a los bosques boreales de Finlandia, pasando por la tundra ártica de Islandia, y el hielo polar de Svalbard, pero la mayoría de su trabajo lo ha realizado en el Reino Unido, en islas Shetland, cuando las condiciones climáticas le permiten fotografiar las grandes colonias de aves marinas y otras especies animales del norte de Europa

Sus imágenes son ampliamente publicadas y también están representadas por las principales agencias de imagen del país como RSPB Images, Naturepl y NHPA. Ha tenido de conseguir algunos premios para mi fotografía que se puede ver en la sección de premios. Dirige un exitoso negocio de viajes de fotografía con Mark Sisson llamado Natures Images, que se especializa en viajes fotográficos por el Reino Unido y el extranjero.

Su aproximación a la fotografía de naturaleza es un proceso largo y puede a veces pasar meses, o años, trabajando en determinados temas y proyectos. Durante siete años Danny ha estado trabajando en un proyecto para documentar las regiones árticas y subárticas del norte de Europa, creando un cuerpo de trabajo fotográfico que publicó en su libro The Long Journey North, hoy agotado.

Publicó en 2014 su primer artículo para National Geographic con un trabajo sobre el frailecillo atlántico, tras un proyecto de cinco años y para lo que visitó algunas de sus colonias en el Reino Unido, Islandia y Noruega en busca de imágenes del icónico pájaro.

Siempre ha utilizado Canon, trabajando principalmente con película sus primeros años y más tarde abrazando completamente la tecnología digital, y fue invitado por esta marca para ser explorador de la luz Canon en la categoría de naturaleza. También forma parte del Pro Team de la empresa de bolsos y mochilas Gura Gear.

 

 

Referencias

 

 

Libros
  • The Long Journey North Book. 2014.
Categorías: Fotografía

‘The World in Faces’, de Alexander Khimushin, un retrato global de la Humanidad

Xatakafoto - Vie, 24/02/2017 - 17:01

Mostrar la diversidad del mundo a través de los retratos de sus habitantes es el leit motiv de ‘The World in Faces’, de Alexander Khimushin. Un fotógrafo siberiano que se dedica a recorrer el mundo sin rumbo fijo (aunque evitando los lugares más frecuentados) y está realizando este proyecto que pretende inmortalizar a todas las minorías étnicas que existen en el mundo.

Desde que con solo nueve años cogió la vieja cámara de película de su abuelo y empezó a hacer fotos, este fotógrafo originario de Yakutia (en Siberia, "el lugar más frío de la Tierra y una de las regiones más deshabitadas e inaccesibles del mundo" según él mismo cuenta) su vida siempre ha estado relacionada, de un modo u otro, con la fotografía. Con 15 años cambió su helado entorno por la humedad tropical de Australia donde se graduó en Administración de Empresas. Sin embargo, su pasión por la fotografía y el sueño de ver mundo fueron más fuertes, así que dejó su carrera y desde hace ocho años se ha dedicado a viajar sin rumbo fijo.

Niña de etnia Wakhi del Valle de Wakhan, Afganistán. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces

Casi siempre solo, disfrutando simplemente de la aventura de viajar y sin destino fijado, Alexander ha visitado 84 países, desde el desierto de Siberia hasta los estados no reconocidos de África. Siempre buscando las ubicaciones más remotas y, por supuesto, fuera de las rutas turísticas que marcan las guías de viaje. Gracias a eso ha conocido muchos de los cientos de grupos étnicos únicos y minoritarios que existen en la Tierra.

Personas increíbles, según Alexander, que se enfrentan a peligros como la pérdida de su identidad nacional, de su idioma, de sus tradiciones y, en muchos casos, a una posible extinción total por culpa de la globalización, las dificultades económicas, las guerras, el racismo y la discriminación religiosa. Viendo esta situación es como a Alexander se le ocurrió la idea de ‘The World in Faces’, que pretende, como hemos dicho, retratar la diversidad del mundo en que vivimos tomando fotografías de su gente.

Niña mauritana de Nouadibou, Mauritania. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces

Si todos nos damos cuenta de lo únicos y sorprendentes que somos, nos preocuparemos más unos de otros y seremos más tolerantes con personas de otra etnia, religión y cultura”, cuenta Alexander, quien ya lleva tres años con este proyecto y va a continuar hasta cumplir su sueño: Poder retratar a todas las minorías étnicas que existen en el mundo y publicar un libro de fotos para sensibilizar sobre estos problemas a los que se enfrentan.

Desde aquí, cómo no, le deseamos mucha suerte y os dejamos con una selección de los retratos que componen ‘The World in Faces’. Por supuesto hay muchos más, así que si os apetece os recomendamos que os paséis por algunas de las páginas que recogen el proyecto (los links, como siempre, al final de la página) para ver muchos otros interesantes retratos.

Niña Maya de Nebaj, Triángulo de Ixil, Guatemala. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Nativo de la tribu Bodi de Hana Mursi, Etiopía. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Chica de etnia Tofalar de las montañas Sayan en el este de Siberia, Rusia. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Niña de la tribu Hamar de Hamer Woreda, en el sur de Etiopía. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Hombre de la etnia Meitei de Moirang, en la región de Manipur, India. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Mujer de etnia Wakhi del Valle de Wakhan, Afganistán. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Hombre cubano de La Havana, Cuba. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Chico de etnia Soyot de la República de Buryatia en Siberia, Rusia. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Anciana de Ifugao, en la región de Hagdan-hagdang Palayan ng Banawe, Filipinas. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Chico de la etnia Tofalar, montañas Sayan del este de Siberia, Rusia. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Niño de la tribu Bodi en la región de Omo, Etiopía. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Chica de la etnia Oroqen de Alihe, en la provincia de Mongolia, China. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Hombre tibetano del lago Pangong Tso, India. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Chica de la tribu Mursi en el área de Mago, Etiopía. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Hombre rajastani de Jaisalmer, provincia de Rajastan, India. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Mujer de la tribu Nyangatom de Kangaten, Etiopía. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Hombre Tuvan de las montañas de Tavan Bogt, Mongolia. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Mujer de la tribu Hamar en Turmi, Etiopía. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Chico samoano de la isla de Savaii, Samoa. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces Mujer de la etnia Wahki de Sast, Valle de Wakhan, Afganistán. Foto de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces

Alexander Khimushin | Página web | Facebook | Instagram

Foto de portada | (De izda a dcha) Mujer de la región de Afar en el noroeste de Etiopía/ Hombre joven de la tribu Bodi en la región de Omo, Etiopía/ Niña de etnia Wakhi del Valle de Wakhan, Afganistán. Fotos de ©Alexander Khimushin/ The World In Faces

También te recomendamos

Cómo mejorar tus retratos con las técnicas de las modelos

Dispositivos, marcas y tendencias, todo lo que nos trae el Mobile World Congress

Flora Borsi y la magia de reinventarse en cada autorretrato

-
La noticia ‘The World in Faces’, de Alexander Khimushin, un retrato global de la Humanidad fue publicada originalmente en Xataka Foto por Óscar Condés .

Categorías: Fotografía

La breve historia y gran aportación fotográfica de Walter Benjamin

Xatakafoto - Vie, 24/02/2017 - 13:01

No es necesario ser fotógrafo para tener un lugar privilegiado en la fotografía. Hoy vamos a hablar de una de las personas más influyentes y en la que se han inspirado ensayos y tratados alrededor del mundo, Walter Benjamin.

Resulta irónico que la mayor aportación de Benjamin a la fotografía sea un pequeño ensayo de 60 páginas en las que con un lenguaje poco pedagógico analiza sociológcamente el impacto que la fotografía tuvo en el siglo XIX. Y no menos irónico resulta el hecho de que su propia historia vital sea breve, murió con 48 años.

Walter Benjamin nació en Berlín en 1892 y murió en España, concretamente en el municipio catalán de Portbou en1940, fue un intelectual que se dedicó a varias actividades como un crítico literario, traductor, locutor de radio o ensayista alemán. Pero son su faceta de filósofo y de crítico social las que más nos interesan para hablar de su libro.

Breve historia de la fotografía

Como buen materialista histórico que era, Benjamin tiene la necesidad de investigar la sociedad, de explicarla y buscar los elementos que la definen. Se dio cuenta que un pequeño invento llamado fotografía estaba haciendo cambiar ciertos patrones sociales, los debates intelectuales que suscitaba y la profunda reflexión metafrotográfica que podía hacerse en torno a su influencia.

¿Cuál es la idea de hablar de progreso a un mundo que se sume en la rigidez de la muerte? Toda época ha rechazado su propia modernidad; toda época, desde la primera en adelante, ha preferido la época anterior.

El ensayo analiza casi cronológicamente las influencias recíprocas que existen entre fotografía y otras manifestaciones culturales como la pintura o la literatura. El texto se divide en tres capítulos: el primero, inicios de la fotografía y consecución de un método que desarrolle la mirada fotográfica; el segundo es la presentación de la fotografía dentro de la lógica del escritor; el tercero, quizá el más interesante, donde se analizan las feroces críticas que sufrió la fotografía y analiza la importancia histórica de las imágenes fotográficas.

Lo interesante de este libro es que su lectura parece atemporal. No habla de fotografía digital pero analiza como las tecnologías influyen en el desarrollo social, no conoció Photoshop pero menciona la luna retocada de las imágenes de Berenice Abbot y, siguiendo con el ejemplo del fotógrafo neoyorkino, reflexiona sobre la elcción de plantar la bandera al descubrir un terreno para que los que vengan después no piensen que son los primeros.

Capítulo I. El invento novedoso

Pese a que en una lectura rápida pudiera parecer que este capítulo habla de la historia durante las primeras décadas del invento, lo cierto es que parece anslizar cómo los fotógrafos, y por ende la fotografía, avanzan por un sendero yermo sobre el que cultivan a tropezones las semillas que irán dando lugar al método cuya flor no es otra que la mirada, algo para Benjamin que es vital para la emancipación de la fotografía y para su devenir histórico.

David Octavius Hill (y Robert Adamson) - Newhaven fishwife, h. 1840.

En esta primera etapa la fotografía no tenía un desarrollo propio, no era lenguaje, solo imitaba la realidad, la capturaba. Para explicar que, de momento el invento solo podía servir para saciar la curiosidad o para agudizarla más decora esta imagen con unos versos de la poetisa Stefan George:

"Y me pregunto: ¿cómo esos cabellos y esa mirada sedujeron a seres de antes?; ¿cómo besó esa boca cuyo deseo sin orden se enreda como humo sin llama?"

La realidad hasta la fecha se reflejaba en color, la pintura era la única dialéctica con el pasado, era el recuerdo, la crítica y el todo. De pronto otro lenguaje esculpe la realidad en blanco y negro, una realidad desdibujada, pero que no tardará en perfeccionarse para definir su propia estética.

Capítulo II. Buscando su sitio

"El punto determinante del fenómeno de la fotografía se encuentra tanto en lo que el desarrollo de su técnica implicó para el mundo del arte, como su reproducción para la sociedad industrial." (Andrés Felipe Valdés Martínez, "Walter Benjamin: una historia desde la fotografía") Este acertado análisis resume en gran parte lo que significa este capítulo en el libro.

Eugène Atget - Rue des Ursins, París 1900

Podemos encontrar ciertos paralelismos entre el desarrollo de la fotografía en su camino desde la imagen por la imagen hasta su desarrollo como imagen dialéctica, y la evolución como concepto industrial y seremos testigos de como esos caminos confluyen y se separan, convergen en algún punto para repudiarse en otro. Estamos ante el nacimiento de muchos de los debates que, aún hoy, amenizan las tertulias fotográficas.

La técnica y la investigación dieron paso a nuevos lenguajes que, ahora sí, abrían el camino a la creación de un nuevo lenguaje.

Capítulo III. La crítica que evidencia su consolidación

Es inevitable el debate, la confrontación y el análisis entre lo artístico y lo documental, entre lenguaje y técnica. En este capítulo se suceden los pasajes que nos permiten hacernos una idea de las pasiones que levantó la fotografía tanto en el bando de los detractores como en el de los defensores. Cómo se pueden analizar desde el punto de vista técnico, comercial, artístico e incluso político.

Quizá en nuestro tiempo estos debates están superados en ciertos aspectos, pese a que aún elementos como el retoque justifican interesantes disertaciones hemos de reconocer que, mayoritariamente, los análisis sobre fotografía actuales, se centran en banales análisis sobre tecnología, dejando de lado en muchas ocasiones su destino, a los que muchos han puesto ya fecha de caducidad..

La edición de este artículo es la de la editorial Casimiro, no es difícil encontrar el libro "Breve historia de la fotografía" de Walter Benjamin, librerías online como la de La Casa del libro lo distribuyen a un precio de siete euros.

En Xataka Foto | 10 fotógrafos clásicos que no te puedes perder | Berenice Abbott, de asistente de Man Ray en París a fotógrafa en Nueva York | París vista por cuatro grandes fotógrafos de la historia

También te recomendamos

Los pecados capitales y la fotografía (I)

El estilo cinematográfico en fotografía como subgénero de la fotografía artística

Dispositivos, marcas y tendencias, todo lo que nos trae el Mobile World Congress

-
La noticia La breve historia y gran aportación fotográfica de Walter Benjamin fue publicada originalmente en Xataka Foto por Chema Sanmoran .

Categorías: Fotografía

Sigma Art 24-70 mm f/2,8 – Toma de contacto

DSLR Magazine - Vie, 24/02/2017 - 12:00

Sin duda una de las referencias más esperadas por los usuarios, el Sigma Art 24-70 mm f/2,8 ya es una realidad, presentado oficialmente el pasado 21 de febrero, realizamos una breve toma de contacto al equipo de preproducción presente en la feria CP+ 2017.

Nuevo Sigma Art 24-70 mm f/2,8 a pie de feria, a la focal de 70 mm © Albedo Media

Al igual que ocurre con sus compañeros de estand, todas las últimas novedades ópticas de Sigma están presentes bajo condición de preproducción, siendo en el caso que nos ocupa un prototipo aún con cierta distancia respecto a lo que será la unidad final.

El Sigma Art 24-70 mm f/2,8 tiene un buen acabado general y eficaz ergonomía. Aquí aparece montando sobre una mirrorless Sigma sd Quattro © Albedo Media

El acabado general de la óptica es convincente, aunque quizás no tan excelente como las ópticas fijas de la serie Art presentadas de manera simultánea, Sigma Art 14 mm f/1,8 DG HSM  y Sigma Art 135 mm f/1,8 DG HSM.

En su posición recogida, las dimensiones son moderadas, sin ser pequeñas, algo evidente por su esquema óptico © Albedo Media

El anillo de zoom nos ha parecido cómodo y robusto, por contra el anillo de enfoque quizás sea algo pequeño –al menos para nuestras manos– y gira con cierta dureza, algo que en parte puede ser culpa de su condición de “no final”.

Sigma Art 24-70 mm f/2,8 © Albedo Media

Digno de la serie profesional a la que pertenece, este Sigma Art 24-70 mm f/2,8, dispone de escala de profundidad de campo, sin embargo creemos que ésta es muy corta y pequeña, dificultando su legibilidad en mitad del proceso fotográfico.

Sigma Art 24-70 mm f/2,8 © Albedo Media

En mano, constatamos un buen equilibrio de masas, y así, montado en un cámara réflex Canon EOS 1-Ds Mark III, la ergonomía es muy positiva y establece un razonable conjunto de trabajo… no podemos decir lo mismo cuando lo montamos sobre un cuerpo de la propia marca. Sobre una Sigma sd Quattro H mostró cierta preponderancia a cabecear hacia adelante, además de una operatividad bastante limitada, desventaja de la propia cámara de no contar con un elenco óptico a medida, y quizá por causa de la ausencia de píxeles de detección de fase en el sensor Foveon debido a la dificultad de su eventual implementación en un captor tan especial.

Un detalle poco común en una óptica 24-70 mm como este Sigma Art es el conmutador para limitación de distancias de enfoque, algo que sin duda dará de qué hablar… © Albedo Media

Otra de las grandes diferencias entre las cámaras usadas ha sido la respuesta del autoenfoque; con el equipo de Canon en todo momento el objetivo enfocó de manera rápida y precisa. Sin embargo, de nuevo la marca “pierde en casa” y muestra una respuesta bastante más lenta con el cuerpo de cámara de Sigma, y paradójicamente nos comentan que los ajustes para esta cámara aún no están bien calibrados; en todo caso no se trata de la óptica, sino de la cámara; al parecer el sistema de AF de las mirrorless de Sigma aún no está “al punto”. Intuimos con esto cierta premura comercial sobre esta óptica tan demandada bajo usuarios Canon/Nikon; recordemos la gran diferencia de precio entre toda la familia Art y sus homólogos en calidad en estas dos conocidas marcas.

El nuevo Sigma Art 24-70 mm f/2,8 a punto de acoplar en un cuerpo Canon EOS 1Ds Mark III; obsérvese la junta de sellado en el lado de la montura © Albedo Media

La lente posterior bombea aire contra el captor, pudiendo ocasionar esporádicas proyecciones de polvo sobre el mismo, a pesar de la junta de sellado.

Sigma Art 24-70 mm f/2,8 © Albedo Media

Se prevé que el Sigma Art 24-70 mm f/2,8 entre en el mercado a partir del próximo mes de abril, desconociéndose aún el precio oficial.

Categorías: Fotografía

T2 Trainspotting

DSLR Magazine - Vie, 24/02/2017 - 11:00

Trainspotting regresa, 20 años después, con una secuela de lo más anhelada. Vuelve a dirigir Danny Boyle, vuelve a guionizar John Hodge y vuelven Renton, Spud, Sick Boy y Begbie a liarla parda. El film se estrena en las salas españolas este viernes 24 de febrero y ha traído su cola. Una de esas secuelas que, se llegó creer, nunca verían la luz y que, por fin, se ha cristalizado despertando opiniones de lo más diversas.

¡La muchachada Trainspotting ha vuelto! Y presentados en un encuadre prácticamente igual al de la primera peli © DNA Films, Decibel Films, Cloud Eight Films

El éxito que supuso Trainspotting (Danny Boyle, 1996), la cinta seminal, fue para tirar todos los cohetes del mundo. Una película independiente, británica y rodada enteramente en Escocia, con su marcado acento en los personajes –aunque no se captara en el riguroso doblaje, éste dirigido por Santiago Segura, que imperaba aún los 90– con actores desconocidos y un presupuesto poco superior a los 3 millones de dólares –poco, incluso para la época–… lo petaba entre público de todas las edades y around the World. Los hits pretéritos de su B.S.O sonaban en las discotecas de nuevo, el off de Ewan McGregor era plagiado y parodiado en spots, sketches y series de dibujos animados… Se puede hablar que, en ese momento especialmente cinéfilo que fueron los mediados 90 –mucho cine había en la conmemoración de centenario–, Trainspotting fue una de esas cintas que causó furor y dejó impronta. Tal era la fuerza que, a mi estimar, Boyle jamás ha vuelto a mostrar signos de aquella tempestuosidad, mermando sus garras –calidades de cada film aparte– hasta lo romo.

Ahora, en los “dosmiles”, en plena efervescencia del remedo constante, la secuela oportuna, el desempolve avizor y las guerras de las galaxias de más, no es mal momento para marcarse un “20 años después” con los chicos de Edimburgo.

“El público siente que los personajes son suyos, incluso más que nosotros, de una forma más profunda”

Ewan Bremner (Spud)

Ewan McGregor vuelve a ser Renton en T2 Trainspotting © DNA Films, Decibel Films, Cloud Eight Films (Danny Boyle, 2017) El sofrónico y grotesco Spud sigue estando encarnado por Ewen Bremner © DNA Films, Decibel Films, Cloud Eight Films

Después de mucho especular, y mucho dar vueltas. De fliparlo porque el guión volvía a ser una adaptación de la siguiente novela del mismo autor, a la sazón el superventas Irvine Welsh, eso sí del todo libérrima pues Porno (2002) no contaba con ser secuela de nada al publicarse. Después de que McGregor e hicieran las paces McGregor y Boyle –10 años pelea’os por La Playa– y se confirmara la presencia del joven Obi Wan en la cinta… Después de muchas cosas de esas que ocurren con la interné… el rodaje comenzó en mayo del año pasado y aquí está, con los mismos actores, no se vaya a cabrear nadie.

Ahora, Mark Renton (Ewan McGregor) es una persona “normal”. Un tipo de esos con Facebook, Twitter y todo lo demás; que se hace pajas y se ducha de vez en cuando como todo hijo de cristiano. La trama comienza con el regreso a su Escocia natal, la tierra del film original. Allí, volverá a encontrarse con su fiel Spud (Ewen Bremner), que no ha cambiado demasiado desde que quedara tirado en la primera peli; y Simon alias “Sick boy” (Jonny Lee Miller) que anda hecho un currante, rehabilitado y aburridísimo. Reencuentros, reintentos, mismo frenesí que antes pos de lo mismo –la normalidad–, viejos amores… Sí, Kelly Macdonald también regresa al universo Trainspotting, no quiero contar de más. La cosa es que también Begbie (Robert Carlyle) vuelve a la palestra, y es que el regreso de Renton coincide con la salida de prisión del psycho-loser Francis “Franco” Begbie. Sin más spoiler, ¿recuerdan la secuencia del jarrazo en la taberna con para justificar pelea? Pues este personaje ha estado los veinte años elípticos entre filme y filme entre rejas, y vuelve más bestia que nunca en su rol de secundario cómico por exageración –que siempre funciona–.

Todo sigue pues igual, en un proyecto pensado milimétricamente por Boyle y compañía, en una secuela reflexiva y astuta. Ahora bien, ese carácter fidedigno supone precisamente la piedra angular de la cinta, y su talón de Aquiles al mismo tiempo –valga la metáfora del tres al cuarto–. La nostalgia y continuidad fluyen ágilmente, y sin embargo T2 –muy bien traída la coña con Terminator– no escupe contra el espectador la irreverencia e ingenuidad punk de la primera. Para muchos -sobre todo los coetáneos- supondrá un viaje impagable, para otros supondrá más de lo mismo y para algún que otro -que ya no se valora nada como antes- la decepción absoluta.

Jonny Lee Miller, el envejecido “Sick Boy”, en un fotograma del filme © DNA Films, Decibel Films, Cloud Eight Films

Esto es verdad que viene siendo costumbre, no nos vayamos a engañar, y da igual que sea en algo como esto, que un “estargüars” de turno, un remake con señoras, o lo que sea. Muchos filmes tienen un máximo de power –llámelo duende si es usted más de flamenco– en su momento; que no tiene por qué ser el momento de su concepción, pero en este caso sí. T2 Trainspotting no es una mala película en absoluto, no vayamos a liar las cosas. En el fondo está tan llena de ideas buenas como la primera, las imágenes que flotan entre lo supuestamente real, con lo llamativo por bandera y lo raudo por estandarte, tampoco faltan. Y todo –desde trama hasta entorno– no deja de estar imbuido en el escalofriante mundo de desesperación, melancolía y miseria que envolvía la primera. Cambian las drogas, (algo) la música y la moda, porque los tiempos han cambiado, pero todo sigue ahí, apasionadamente buscado y traído a nuestros días para el nuevo espectador, sin abandonar para nada el oportunismo de lo revival. ¿Dónde está, o estaría de existir, el problema? En el tiempo, nada más. En mitad de los noventa, acogiendo a todas esas catervas de jóvenes ingenuos y prácticamente inútiles que venían de dejarse las mandíbulas mascando mil millones de veces Terminator 2. El Juicio Final (Terminator 2: Judgment Day. James Cameron, 1991), en pleno auge del videoclip musical y los videojuegos, aquellas cosas tan modernas como el primer Trainspotting o Corre, Lola, corre (Lola rennt (Run, Lola, Run). Tom Tykwer, 1998) podían descolocarle a uno la cabeza, hacerle verse revigorizado por el refrescor artístico, y sentirse más europeo. Pero lo fresco deja de ser fresco veinte años más tarde, cuando ya lo han plagiado, refrito, fusilado, reinventado, pulido, mejorado y exprimido hasta la arcada.

Arrastra pues T2 esa punición siempre flotante: ser comparada con la otra, y ser comparado el trabajo de sus artistas con el que llevaran a cabo en el pasado. ¿Alega pues, este que escribe, que de haberse estrenado el filme que nos ocupa en 1996 hubiera funcionado igual de bien? Sí, pero eso no vale. Hubiera funcionado incluso mejor porque saldrían en pantalla cosas del futuro muy flipantes. Hablando como personas solemnes y responsables, y sin perder de vista la perspectiva de la per se injusta comparación, la “tara” o pega de Trainspotting 2 es la ausencia de lo que suponía una pega también en Trainspotting 1: la volatilidad silvestre.

Robert Carlyle también regresa. Y no regresa a Full Monty, sino a Trainspotting. Más cascado, cascarrabias y violento que nunca © DNA Films, Decibel Films, Cloud Eight Films

O llámenlo de la manera que prefiera: la ligereza juvenil, la guasa panderetil, la despreocupación burguesa, el espíritu de alistamiento para bombardeos, la ingenuidad pueril… En el primer filme, a sus señores padres les ofendía muchísimo esto que les describo, y a los críticos y sesudos les hacía puntuar por debajo. En este segundo periplo, precisamente se echa en falta todo aquello. Es como si al perfecto aproveche del carácter demodé de T2, –consciente, buscado y conseguido– le rodease una suerte de autocensura. Cierta… pudibundez, si me permiten el término que, aunque pedante por el desuso, me parece el más acertado. Definitivamente tiene esa pega: sutilmente, pero se avergüenza, perdida la ingenuidad de Boyle tras muchos filmes, de su propia condición punky. Hay una madurez en el discurso que resulta satisfactoria, no se vayan a pensar que servidor anda descalzo con el suelo de su casa lleno de hojas de árbol, pero el salvajismo en el humor ha quedado diluido ya, en estos tiempos que corren.

Ya digo que es difícil este asunto de la perspectiva del tiempo. Pero es obvio que, ni Trainspotting 2 puede ser Trainspotting 1 porque el nivel de nihilismo de ahora no da ni para drogarse; ni es, como ya quieren hacer ver algunos, otro episodio resobado para alargar las ventas de un producto ya adulterado de partida. Pero ya sabemos también la mala hostia que se gastan los tiempos de hoy día, que lo llenan todo de babas así, sin pensar.

No es extraño, por tanto, que se califique como “menor” a esta secuela, constatando el refranillo –incierto de todo punto–- de que “nunca segundas partes fueron buenas”. Pero eso es de todo punto injusto, y además es mentira. Y para dar fe de lo que digo existe T2, Terminator 2.

Categorías: Fotografía

Estos son todos los objetivos disponibles para el Sistema Micro Cuatro Tercios

Xatakafoto - Vie, 24/02/2017 - 10:29

Si eres poseedor de una Olympus, una Panasonic o cualquier cámara que cuente con un sensor de tamaño Micro Cuatro Tercios te interesará saber que la organización que regula este estándar ha publicado el nuevo catálogo 2017 con la relación completa y actualizada de todos los objetivos (así como sus accesorios) disponibles para el sistema.

El catálogo (en inglés) se puede descargar desde este enlace y sin duda es una interesante documento para los usuarios de cámaras sin espejo con sensor Micro Four Thirds que tienen así reunida toda la información sobre los objetivos que pueden adquirir para completar su equipo.

En el nuevo catálogo actualizado se incluyen todos los objetivos que se han ido presentando a lo largo del pasado año y de los que os hemos ido dando cumplida información. Así, por supuesto aparecen el Sigma 30mm F1.4 DC DN Contemporary y el Lumix G Vario 12-60 mm ƒ3.5-5.6 ASPH/ Power OIS, ambos desvelados el mes de febrero del año pasado.

También podemos encontrar el Panasonic Leica DG Vario-Elmar 100-400 mm f4-6.3 ASPH Power OIS, un potente teleobjetivo zoom que tuvimos ocasión de probar en marzo, el Panasonic Leica DG Summilux 12mm ƒ1.4 presentado en verano y, por supuesto, los tres nuevos objetivos Zuiko de gama Premium que se lanzaron en septiembre acompañando a la Olympus OM-D E-M1 Mark II.

Incluso aparece el Panasonic Leica DG Vario-Elmarit 12-60 mm ƒ2.8-4.0 que fue presentado ya en este 2017 y también objetivos menos convencionales (o de marcas menos conocidas), como por ejemplo el Entaniya Fisheye 250 MFT, un ojo de pez de 250 grados para el formato Micro 4/3 que os mostramos hace unos meses.

Al final del catálogo hay una página dedicada a cada una de las firmas que aparecen con detalles sobre sus productos y las tecnologías que incorporan y, aún más interesante, al final del todo una completa tabla con las especificaciones de todos los objetivos del sistema Micro Cuatro Tercios.

Página web | Micro Four Thirds Organization

En Xataka Foto | Fujifilm desvela una «hoja de ruta» de los objetivos Fujinon y presenta la nueva serie MK específica para vídeo

También te recomendamos

Sigma 20mm F1.4 DG HSM ART, el objetivo fijo gran angular de la línea ART

Lumix G 12-60 mm, nuevo zoom sellado de Panasonic

Así es la Serie 9000 de AEG: la única lavadora que mejora la calidad del agua para cuidar tu ropa

-
La noticia Estos son todos los objetivos disponibles para el Sistema Micro Cuatro Tercios fue publicada originalmente en Xataka Foto por Óscar Condés .

Categorías: Fotografía

Sigma Art 14 mm f/1,8 – Toma de contacto

DSLR Magazine - Vie, 24/02/2017 - 10:00

Anunciado como el único ultra gran angular con abertura f/1,8, el Sigma Art 14 mm f/1,8 se presenta como una opción de primer nivel para aquellos fotógrafos de paisaje y arquitectura acostumbrados a las favorables relaciones precio/calidad de la compañía japonesa. A pesar de que no estará disponible hasta el próximo verano, ya hemos podido probar las primeras unidades de preproducción disponibles.

Sigma Art 14 mm f/1,8 © Albedo Media

Efectivamente, de los últimos cuatro objetivos anunciados por Sigma, el nuevo 14 mm f/1,8 será el último en comercializarse. El motivo no es otro que la complejidad de su construcción, que se deriva de su gran lente aesférica frontal, similar a la que ya encontrábamos en el zoom angular de Sigma, el 12-24 mm.

Sigma Art 14 mm f/1,8 © Albedo Media

Hablamos del complejo esquema óptico de este 14 mm f/1,8 con los responsables de Sigma, que no solo mencionan la imponente lente frontal sino también el uso de lentes en vidrio Sigma FLD, con propiedades muy próximas a la fluorita, pero sin sus inconvenientes de fragilidad y degradación por la humedad y la atmósfera en general.

Sigma Art 14 mm f/1,8 © Albedo Media

El acabado es de excelente factura, al nivel de los mejores Art de la firma. Eso sí, se trata de un objetivo contundente y pesado, como no podía ser de otra manera a tenor de la cantidad de vidrio utilizado para sus lentes.

Sigma Art 14 mm f/1,8 © Albedo Media

Su parasol está integrado, debido a la mencionada lente frontal de curvatura y diámetro extremos, como ocurre con otras ópticas gran angulares de similares características

Sigma Art 14 mm f/1,8 © Albedo Media

El anillo de enfoque es de generosas dimensiones, y su recorrido es firme y suave, lo que se agradece al ser un sistema AF, que opera bajo deslizamiento “by-wire”.

Sigma Art 14 mm f/1,8 © Albedo Media

El Sigma 14 mm f/1,8 dispone de un único conmutador en su barrilete, el clásico utilizado para la selección del modo en enfoque (AF/MF).

Sigma Art 14 mm f/1,8 © Albedo Media

Según lo que hemos podido ver a través del visor de la Sigma SD Quattro H sobre el cual hemos probado esta unidad de preproducción –recordamos que también está disponible para monturas Canon y Nikon en formato 24×36 mm–, parece que la distorsión está muy bien corregida. Al preguntar a los responsables a pie de estand si parte de esta corrección se realiza en la cámara, estos nos aseguran que todas las correcciones están hechas ópticamente.

No es menos cierto, que al ser el sensor de esta cámara de tamaño menor que el 24×36 mm al que va destinado en última instancia la óptica, podría haber un cierto enmascaramiento de algo de distorsión periférica por el recorte de formato.

Sigma Art 14 mm f/1,8 © Albedo Media

No podremos, sin embargo, hacernos una idea real de su rendimiento –que presuponemos que estará a la altura de lo esperado– hasta hacernos con una unidad final para pruebas, algo que, como ya hemos comentados más arriba, no ocurrirá hasta antes del verano, cuando se comercialicen las primeras unidades.

Categorías: Fotografía

Sigma Art 135 mm f/1,8 – Toma de contacto

DSLR Magazine - Vie, 24/02/2017 - 09:30

El nuevo Sigma Art 135 mm f/1,8 se presenta como una opción especialmente interesante para fotografía de retrato, dados sus parámetros de focal y luminosidad. Desde el estand de Sigma en la CP+ 2017, realizamos una breve toma de contacto con esta óptica de acabados premium.

Sigma Art 135 mm f/1,8 © Albedo Media

Al igual que el resto de objetivos de Sigma anunciados a principios de semana, los responsables de la firma nos recuerdan que se trata aún de unidades no finales, aunque completamente funcionales, por lo que podemos hacernos ya una buena idea de sus características y comportamiento.

El acabado no defrauda, y el peso, tampoco; hablamos de más de 1 kg de peso sobre la balanza. Las 13 lentes que componen el 135 mm se hacen notar, sobre todo las delanteras, de considerable diámetro.

Sigma Art 135 mm f/1,8 © Albedo Media

Entre las buenas noticias, hay que hacer constar que la lente posterior es fija, por lo que no se bombea aire hacia el interior o hacia el sensor con las operaciones de enfoque.

Sigma Art 135 mm f/1,8 © Albedo Media

El anillo de enfoque es de considerables dimensiones, gracias al espacio disponible en el barrilete. Es de tacto suave pero a la vez firme, y muestra un comportamiento similar al otro objetivo de focal fija anunciado recientemente por Sigma, el Art 14 mm f/1,8 DG HSM.

Sigma Art 135 mm f/1,8 © Albedo Media

Por otro lado, nos encontramos con las mismas carencias típicas de los objetivos con sistema AF interno en cuanto a la escala de distancias, que es pequeña y de difícil legibilidad.

Sigma Art 135 mm f/1,8 © Albedo Media

El Art 135 mm f/1,8 dispone del clásico conmutador de selección de tipo de enfoque (AF/MF), pero también de un segundo conmutador para limitar el rango de trabajo del AF, algo poco común en un objetivo de esta focal sin vocación de macro-objetivo.

Sigma Art 135 mm f/1,8 © Albedo Media

Probado sobre una Sigma sd Quattro H, el enfoque automático es bastante lento, aunque los responsables a pie de estand nos informan que la versión para montura Sigma no está aún lo suficientemente acabada. Probamos sobre un cuerpo réflex de Canon y, efectivamente, el AF funciona bastante mejor; está claro que Sigma prefiere priorizar las monturas más utilizadas.

Por otro lado, el bokeh resultante en las muestras obtenidas durante nuestras pruebas con la cámara y el objetivo parecen convincentes, así como la calidad imagen en general, si bien no estamos autorizados a publicarlas.

Sigma Art 135 mm f/1,8 © Albedo Media

Este nuevo objetivo tele luminoso en la focal clásica de 135 mm estará disponible a partir del próximo mes de abril, a un precio todavía sin determinar.

Categorías: Fotografía

Sigma Contemporary 100-400 mm f/5-6,3 – Toma de contacto

DSLR Magazine - Vie, 24/02/2017 - 09:00

Un zoom ultra tele de gran recorrido focal pero ligero; bajo esta premisa Sigma ha diseñado un nuevo 100-400 mm de la serie Contemporary que se suma al 150-600 mm ya existente en la misma serie. Desde la CP+ 2017 de Yokohama, probamos de primera mano este “pequeño bazuca”.

Sigma Contemporary 100-400 mm f/5-6,3 © Albedo Media

Anunciado hace pocos días juntos con sus compañeros de la serie Art, el Sigma 100-400 mm f/5-6,3 viene a ser una versión aligerada del 150-600 mm de la serie Contemporary con un recorrido focal menos generoso, pero con un peso que se reduce prácticamente a la mitad.

Sigma Contemporary 100-400 mm f/5-6,3 junto al 150-600 mm © Albedo Media

Este peso reducido se hace aún más patente una vez en la mano, y sorprende por lo liviano que es respecto a sus dimensiones; montado sobre la Canon EOS-1Ds Mark III que tenemos al alcance, el conjunto es bastante equilibrado. Nada que ver con el 150-600 mm en este aspecto, que nos obliga a sujetar la cámara con mayor firmeza.

Sigma Contemporary 100-400 mm f/5-6,3 © Albedo Media

Sin embargo, puesto uno al lado del otro, el nuevo 100-400 mm no transmite la misma calidad de acabados que el 150-600 mm, entendemos que lo materiales sintéticos elegidos no son de tan buena factura como los de este último. Eso no significa que su acabado no esté a la altura de las circunstancias; no nos hemos encontrado con ningún aspecto molesto.

Por otro lado, la lente posterior se mueve al accionar el zoom, lo que puede propiciar el bombeo de aire hacia su interior y hacia el sensor.

Sigma Contemporary 100-400 mm f/5-6,3 © Albedo Media

El generoso barrilete dispone, como era de esperar, de mucho espacio, lo que permite albergar hasta cuatro conmutadores –selección del modo de enfoque (AF/MF), limitador del rango de trabajo del AF, activación del estabilizador y ajustes de personalización–, además del anillo de enfoque manual y del anillo de acción del zoom.

Sigma Contemporary 100-400 mm f/5-6,3 © Albedo Media

El anillo de zoom nos parece bastante correcto tanto en tamaño como en firmeza, aunque el recorrido entre 300 mm y 400 mm es algo corto para nuestro gusto. Dispone también de una posición de bloqueo para evitar deslizamientos involuntarios.

Sigma Contemporary 100-400 mm f/5-6,3 © Albedo Media

Asimismo, es posible también accionar el zoom “tirando” desde el propio frontal del objetivo, una variante que puede resultar muy interesante para algunos usuarios.

Sigma Contemporary 100-400 mm f/5-6,3 © Albedo Media

El anillo de enfoque también se muestra correcto tanto en suavidad como firmeza, aunque no es tan preciso como el de los objetivos de la serie Art.

Sigma Contemporary 100-400 mm f/5-6,3 © Albedo Media

La ventana bajo la cual aparecen las indicaciones de distancias es, como ocurre con la mayoría de las ópticas de su clase, pequeña y de difícil legibilidad.

Sigma Contemporary 100-400 mm f/5-6,3 © Albedo Media

El estabilizador parece funcionar bastante bien, aunque nuestra impresión es que no compensa tantos pasos como los mejores estabilizadores del mercado, aunque habrá que esperar a unidades finales, pues lamentablemente, a fecha de hoy, se trata de prototipos. No será posible tomar muestras reales con el objetivo hasta el próximo mes de abril, cuando están previstas las primeras finales de esta óptica.

Categorías: Fotografía

10 Razones por Las Que Necesitas un 50 mm

DZoom - Vie, 24/02/2017 - 08:00

Si hay un objetivo que cualquier fotógrafo te dirá que necesitas tener en tu equipo cuando empiezas a ampliarlo por primera vez, es sin duda el 50 mm. Esta conocida lente es popular por muy buenas razones. Es barata, luminosa, con una calidad óptica excelente y además con ella aprenderemos más de una lección sobre fotografía.

En este artículo vamos a explorar y descubrir todas las posibilidades que nos ofrece un objetivo 50 mm, qué consejos nos ayudarán a sacarle mayor potencial y por su puesto veremos algunos ejemplos con los que inspirarnos. ¿Te lo vas a perder?

@media only screen and (max-width: 760px) { .dzsense { display:none; } .dzsense-responsive { display:block !important; font-style:italic; } } Si eres de los que prefieres aprender viendo vídeos que leyendo... videotutoriales de fotografía en la Zona PREMIUM de dzoom El Maravilloso Mundo de las Focales Fijas

foto por Richard Yuan (licencia CC)

De las ventajas que tiene una focal fija ya te hablamos anteriormente en este otro artículo. Cuando uno adquiere su primera cámara lo que busca es comodidad, tenerlo todo en ella para no necesitar nada más, y es por eso que seguramente tu primera lente sea el objetivo que va incluido en el kit (el famoso 18-55 mm), o que hayas adquirido algún todoterreno para salvar todo tipo de situaciones.

Pero una focal fija puede darte numerosas ventajas respecto a este tipo de lentes, por supuesto, también teniendo en cuenta el propósito para el que vamos a emplearlas. Centrémonos pues, en una de las lentes que pertenecen a este grupo y que muchos definirían como la estrella de las focales fijas: el 50 mm.

¿Por Qué un 50 mm?

El 50 mm es ya un clásico y una de las lentes fijas más populares, en parte, debido a que es el objetivo que más se acerca al campo de visión del ojo humano (de ahí que alguna vez hayas podido oír que es un objetivo normal en cuanto a distancia focal se refiere). Esta lente es una de las que encontrarás con mejor relación calidad-precio, pero no solo por eso triunfa tanto entre los fotógrafos y se ha convertido en un complemento esencial de su equipo. Veamos detalladamente las razones de su popularidad.

1. Es Barato

Al tratarse de una lente más simple que una focal zoom, necesita menos elementos en su interior, y eso inevitablemente afecta a su coste de fabricación que es inferior. De hecho, probablemente, en cualquier modelo de cámara que busques, uno de los objetivos más baratos que encuentres sea el 50 mm.

Por supuesto, me refiero al modelo más barato que suele ser el 50 mm 1.8. Si quieres dar un paso más, puedes ascender en esa escala en la que la calidad de materiales con los que está construido el objetivo, una mayor apertura y un autoenfoque más veloz, van a ir cogidos de la mano al incremento del precio.

2. Es Pequeño, Ligero y Discreto

Otro punto a favor del 50 mm es que es bastante pequeño y compacto, lo que lo convierten en un objetivo ligero que no nos importará llevar siempre cargado en nuestra mochila. Aunque ya lleves un objetivo zoom que cubra esa misma distancia, te lo llevarás porque los resultados serán muy distintos.

Además, si lo que quieres es llevarte un buen objetivo pero que la cámara tenga una apariencia más discreta porque la situación que vas a retratar así lo requiere, como por ejemplo en fotografía callejera, el 50 mm es el objetivo ideal.

3. Es Muy Luminoso

foto por Tobi Firestone (licencia CC)

Este es uno de los argumentos más potentes por los que querrás adquirir este objetivo. Si has comprobado la apertura máxima de tu objetivo de kit o el todoterreno que tengas, la mayoría no abren más de un f/5.6 cuando alcanzan los 50 mm en su rango focal, mientras que si trabajamos con esta foca fija, como poco, ya podremos disfrutar de un f/1.8.

¿Qué implicaciones tiene esto? Bueno, pues la primordial es que ahora la escasez de luz no te dará tanto miedo, y podrás obtener tomas bien expuestas sin tener que recurrir a subir demasiado la ISO (y el consecuente ruido que provoca) o a bajar las velocidades de obturación olvidándote de congelar a tus sujetos. Para fotografía en interiores por ejemplo esto resulta tremendamente útil.

4. Tiene una Gran Calidad Óptica

El 50 mm desde un punto de vista de diseño óptico es mucho más simple que cualquier focal zoom, y eso no va en detrimento de la calidad sino todo lo contrario, el rendimiento óptico de un 50 mm está muy encima de la mayoría de las focales variables.

Un 50 mm tiene menos elementos en la lente y permite lograr una mayor nitidez gracias a las aperturas de diafragma con las que permite trabajar.

5. Te Ayuda a Acercarte a Tus Motivos Fotográficos

foto por Raffaele Franco (licencia CC)

Con la llegada de la fotografía digital y con los avances que la tecnología nos ha permitido disfrutar, cada vez hemos ido optando más por las lentes de focal variable o zoom, que nos permiten trabajar con un grado de comodidad mayor. Por supuesto, para ciertos tipos de fotografía es ya un imprescindible, como por ejemplo en fotografía de deporte, pero hay vida más allá de la comodidad.

No debemos caer en la pereza, y este tipo de lentes nos hacen recordar la importancia de acercarse a los sujetos para fotografiarlos y obtener imágenes más íntimas. El resultado entre hacer una toma con zoom o acercándonos nosotros físicamente al sujeto varía mucho, por eso es importante salir de nuestra zona de confort y moverse para buscar la composición perfecta. Y ya lo decía Robert Capa...

Si tus fotografías no son lo suficientemente buenas es porque no estás lo suficientemente cerca.

Con el 50 mm el zoom van a ser tus pies, y lo que parece a primera vista un inconveniente, te enseñará una de las lecciones fotográficas más importantes que hay: la de acercarte a tus sujetos para conseguir mejores tomas.

6. Te Permitirá Hacer Fotos con un Bokeh Muy Atractivo

foto por abhijit chendvankar (licencia CC)

¿Te suena el concepto de bokeh, verdad? Ese que nos habla de la calidad del desenfoque de una lente. Pues bien, con los objetivos de focal fija como este 50 mm, el bokeh que conseguimos es mucho más atractivo que los objetivos con focal variable.

Busca un fondo con luces brillantes, abre el diafragma de tu cámara y desenfoca ese fondo. ¡Verás qué bien queda!

7. Probablemente Con Él Harás Tus Mejores Retratos

Este objetivo también es ideal para fotografía de retrato. Gracias a su gran luminosidad y escasa profundidad de campo utilizando aperturas de diafragma amplias, conseguiremos destacar al sujeto del fondo y así enfatizar la atención sobre el. Con este objetivo también conseguiremos una atmósfera suave gracias al desenfoque artístico que produce.

Además, para muchas tomas necesitaremos acercarnos al sujeto para lograr el encuadre que queremos, y eso sin duda nos ayudará a conseguir un retrato más íntimo y con mayor fuerza.

8. Te Ayudará a Jugar con la Profundidad de Campo

foto por M.G. Kafkas (licencia CC)

Otra de las implicaciones de la gran luminosidad que puedes obtener con el 50 mm es que a medida que trabajamos con aperturas de diafragmas mayores, podremos jugar con una profundidad de campo menor. Para tomas en las que queremos destacar y dirigir la mirada de quien observa la fotografía sobre un punto concreto de la imagen, esto es ideal. Si pruebas a hacerlo con tu lente de kit, verás que los resultados no son para nada igual. ¡Pero no te desanimes! Que ya sabes que la profundidad de campo depende de más variables también.

9. También Sirve para la Fotografía Macro

foto por Jorge Figueroa A (licencia CC)

Aunque no sea su principal cometido, el 50 mm también lo puedes aprovechar para fotografía macro. ¿Cómo? Invirtiendo el objetivo en tu cámara, y adaptándolo al cuerpo con un anillo inversor.

Si quieres hacer la prueba y no dispones todavía de un anillo inversor, puedes poner el objetivo del revés delante de tu cámara y comprobar tú mismo los resultados.

10. Versatilidad

Además de los retratos y la fotografía macro, si hay otra cosa que destaca de este objetivo es su gran versatilidad. Con el podremos obtener imágenes de gran calidad y nitidez en temáticas tan diversas como la fotografía de paisajes, la fotografía callejera, la fotografía nocturna, la fotografía de conciertos, o la fotografía urbana.

Elige el 50 mm que Tu Cámara Necesita

foto por marcos fernandez (licencia CC)

Claro, hasta ahora te estoy hablando en términos generales de la lente 50 mm, pero seguro que te estás preguntando cuál es la que necesitas para tu cámara. Por esa razón, a continuación te indico los 50 mm que necesitarás dependiendo de la marca y modelo de cámara que uses. Y en algunas opciones también verás que puedes elegir entre objetivos menos y más luminosos.

¿Un 50 mm Es Un 50 mm Real en Mi Cámara?

Es muy importante tener presente el tamaño del sensor de nuestra cámara. Muchas veces habrás oído por ahí la pregunta de "si un 50 mm es realmente un 50 mm en mi cámara", o si el factor de recorte de nuestra va a afectar a la distancia focal real.

Pues bien, cuando hablamos de 50 mm, esos 50 mm son reales si trabajamos con cámaras de sensor completo. Si tu cámara es una APS-C, el sensor es más pequeño como bien sabes, y por lo tanto para saber qué distancia real es ese 50 mm en nuestra cámara, deberemos multiplicar los milímetros del objetivo por el factor de recorte de nuestra cámara. Así bien:

  • Un 50 mm en una Nikon es un 75 mm (multiplicamos 50 mm por 1,5 que es el factor de recorte de las DX de Nikon).
  • Un 50 mm en una Canon es un 80 mm (multiplicamos 50 mm por 1,6 que es el factor de recorte de las APS-C de Canon).
  • Un 50 mm en las cámaras evil o CSC es un 100 mm (multiplicamos 50 mm por 2 que es el factor de recorte de este tipo de cámaras).

Eso hace que un 50 mm en este tipo de cámaras sea aun más ideal para retratos porque su distancia focal es más larga, pero... ¿y si quieres que sea un 50 mm real? ¿qué debemos hacer? Pues entonces es interesante que mires focales fijas que estén entre los 28 mm y los 35 mm, ya que si hacemos los cálculos de equivalencia teniendo en cuenta el factor de recorte, éstas nos aproximarán al 50 mm real de nuestra cámara.

En este ejemplo hemos realizado el mismo encuadre con un 50 mm y un 35 mm montados en una Nikon DX. El 35 mm sería lo que en una full frame entenderíamos como 50 mm (lente normal), mientras que el 50 mm se convertiría en un 75 mm a efectos prácticos.

Consejos Para el Buen Uso del 50 mm

Ahora que ya sabemos las razones por las que este tipo de lente es tan conocida y buena en fotografía, veamos algunos consejos para hacer un buen uso de ella y sacarle provecho.

  • Si utilizas aperturas de diafragma muy grandes (f/1.4 o f/1.8), ten cuidado con el foco, ya que la profundidad de campo es tan escasa que tan solo un pequeño movimiento de la cámara o del sujeto a fotografiar, podrían hacer que el enfoque no sea el adecuado. Para retratos es aconsejable que utilices aperturas como f/4 para asegurarte de que todo el rostro de la persona salga enfocado (si eso es lo que pretendes, claro).
  • Te he hablado del precioso bokeh que podemos obtener con este objetivo, pero no limites las formas que puede tener ese bokeh. Con cartulina y un poco de celo podemos hacer que esas formas sean lo que nosotros queramos. Si quieres hacerlo tú mismo, no te pierdas este artículo en el que te contamos cómo conseguirlo paso a paso.
  • Lo de que en con este objetivo el zoom son tus pies no es del todo preciso. Sí, si quieres acercarte a un motivo fotográfico solo puedes hacerlo si te desplazas tu físicamente, pero ten en cuenta que de esta forma estaremos variando la perspectiva de la toma.
  • Cuida la lente. Estos objetivos, y me refiero principalmente a los de la gama más económica, no cuentan con materiales de la mejor calidad en su construcción, por eso es importante que lo mantengas siempre limpios y bien guardados. Un buen cuidado permitirá que la lente te dure mucho más tiempo.
10 Maravillosas Fotos Hechas con un 50 mm para Inspirarte

Podría darte más de 100 argumentos para que te hagas con un 50 mm, pero si te gusta la fotografía es porque eres de los que piensa que una imagen vale más que 1000 palabras, y por eso en este apartado, lo que voy a hacer es enseñarte algunos ejemplos maravillosos hechos con un 50 mm para que veas lo que podrías llegar a hacer con él.

foto por Mike Monaghan (licencia CC)

foto por Stròlic Furlàn - Davide Gabino (licencia CC)

foto po christian teillas (licencia CC)

foto por Christian Yves Ocampo (licencia CC)

foto por abhijit chendvankar (licencia CC)

foto por Chris Martino (licencia CC)

foto por christian teillas (licencia CC)

foto por Carlos Donderis (licencia CC)

foto por Giuseppe Milo (licencia CC)

@media only screen and (max-width: 760px) { .dzsense { display:none; } .dzsense-responsive { display:block !important; font-style:italic; } } Si eres de los que prefieres aprender viendo vídeos que leyendo... videotutoriales de fotografía en la Zona PREMIUM de dzoom ¡Mira el Mundo a Través de un 50 mm!

El mundo a través de un 50 mm se ve diferente. Sin duda, estamos ante un muy buen objetivo, ligero, de gran calidad óptica y muy luminoso, pero recuerda que al final quien hace las fotos vas a ser tú. Esta es tan solo una de las herramientas que te ayudará a plasmar en una imagen aquello que quieres retratar.

¿Y tú? ¿Tienes un 50 mm o estás planteando comparte uno? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Enlaces Relacionados
Categorías: Fotografía

Illés Tóth

Fotógrafos en la red - Vie, 24/02/2017 - 08:00

Illés Tóth es un fotógrafo húngaro (nacido en 1984) que está interesado en la gente así que le encanta hacer tanto retratos espontáneos como preparados. Está enamorado de las calles, que intenta capturar tanto desde un punto de vista clásico como moderno.

 

Maria Valeria Bridge © Illés Tóth

 

 

Biografía

Illés Tóth estudió horticultura, pero comenzó a aprender fotografía en Dinamarca en la escuela secundaria Brandbjerg Folk en 2013. Después continuó aprendiendo de forma autodidacta, leyendo libros técnicos y practicando mucho. En 2014 obtuvo un título oficial de fotografía en Hungría.

Le encantan las fotos en blanco y negro porque así puede acentuar más las formas y los tonos y las imágenes se vuelven más honestas. Pero en su nuevo proyecto, Freeride, ha abierto sus ojos al mundo de los colores. Toma imágenes espontáneas desde su bicicleta (sin componer ni mirar en la cámara) y luego selecciona las que son interesantes en términos de forma y color.

Realiza exposiciones regularmente (Balassi Institute of New Delhi, MÜSZI Budapest, FUGA Budapest Center, …). Ha obtenido diversos premios en diferentes concursos como el Concurso André Kertész o el Gran Concurso de Primavera en Hungría. Está preparando para 2017 nuevas exposiciones: Shoes en el Israeli Cultural Institute e Instant Life Pictures junto con Eszter Molnár en TAT Contemporary Art Gallery, ambas en Budapest.

 

 

Referencias
Categorías: Fotografía

Los infinitos paisajes nocturnos de las Islas Canarias capturados por Simon Waldran

Xatakafoto - Jue, 23/02/2017 - 19:01

Simon Waldran se define a sí mismo como un “viajero en serie”, apasionado por ver mundo siempre con una cámara a cuestas. Por eso ha vivido en Australia, en el Reino Unido, en Islandia y ahora reside en España, concretamente en la isla Canaria de Fuerteventura. Un lugar libre de contaminación lúminica que se ha convertido en el reclamo ideal para sus paisajes nocturnos.

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 1 de Feb de 2017 a la(s) 10:22 PST

Fuerteventura, apodada la “Isla del viento”, es la menos explotada turisticamente dentro de las islas más grandes del archipiélago canario. Eso explica que sea la que más libre está de contaminación lumínica, sin duda el mayor enemigo de los aficionados a la fotografía astronómica. Y también explica que este fotógrafo especializado en fotografía nocturna y de paisajes haya acabado instalándose allí enamorado de sus posibilidades (aunque no se la única isla que haya fotografiado, como se puede ver en sus fotos).

Para Simon, la isla ofrece todo lo que necesita y es "uno de los lugares más dramáticos, accidentados y hermosos de la Tierra [...] con increíbles paisajes marinos que cambian de aspecto cada vez también lo hace la dirección del viento". Un paraíso para capturar el cielo y las estrellas como las que protagonizan los espectaculares paisajes nocturnos que os mostramos.

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 29 de Ene de 2017 a la(s) 4:38 PST

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 24 de Ene de 2017 a la(s) 11:28 PST

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 24 de Ene de 2017 a la(s) 12:23 PST

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 7 de Ene de 2017 a la(s) 3:38 PST

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 11 de Dic de 2016 a la(s) 2:25 PST

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 4 de Dic de 2016 a la(s) 9:04 PST

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 2 de Dic de 2016 a la(s) 11:21 PST

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 15 de Nov de 2016 a la(s) 6:05 PST

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 30 de Ago de 2016 a la(s) 7:52 PDT

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 31 de Ago de 2016 a la(s) 2:52 PDT

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 10 de Ago de 2016 a la(s) 12:39 PDT

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 1 de May de 2016 a la(s) 5:31 PDT

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 4 de Mar de 2016 a la(s) 1:57 PST

Una publicación compartida de Simon Waldram (@fuerteshoot) el 6 de Ene de 2016 a la(s) 3:23 PST

Simon Waldran | Página web | Instagram

En Xataka Foto | ‘Hatarakimono Project’de K-Narf, retratos de los trabajadores de Tokyo a caballo entre la fotografía y el bricolaje

También te recomendamos

Así es la Serie 9000 de AEG: la única lavadora que mejora la calidad del agua para cuidar tu ropa

¿Te atreves a experimentar con la fotografía nocturna? Aprovecha el verano y fotografía las estrellas

Iníciate en la astrofotografía sin seguimiento con este tutorial en vídeo

-
La noticia Los infinitos paisajes nocturnos de las Islas Canarias capturados por Simon Waldran fue publicada originalmente en Xataka Foto por Óscar Condés .

Categorías: Fotografía

‘Life After Chernobyl’ – Entrevista a Quintina Valero

DSLR Magazine - Jue, 23/02/2017 - 16:00

El próximo 26 de abril se cumplirán 31 años de la catástrofe nuclear de Chernobyl, uno de los mayores desastres medioambientales de la historia que desencadenó a su vez una grave crisis humanitaria en Ucrania, de la que una parte país aún no se ha podido recuperar.

En la llamada zona de exclusión, que describe un radio de 30 km alrededor de la central nuclear está restringida la entrada, sólo los trabajadores de la central pueden estar allí durante periodos de tiempo limitados. Sin embargo, si extendemos el radio a 50 km, existen poblaciones cuyos habitantes viven su día a día expuestos a la contaminación nuclear, en condiciones de pobreza y exclusión social. A pesar de que estas zonas fueron evacuadas en 1991, cuando las autoridades tomaron conciencia del peligro que suponía habitar estos territorios, muchas familias no tuvieron más remedio que quedarse, huyendo de la guerra, o fueron abandonadas por los organismos políticos.

La fotoperiodista española afincada en Londres Quintina Valero dedica su última serie, Life After Chernobyl a documentar como transcurre la vida los habitantes de la zona este de Chernobyl, y como los peligrosos niveles de radiación han comprometido su calidad de vida y su desarrollo, en un trabajo crudo, durísimo pero necesario para tomar conciencia de la situación 30 años después del accidente.

Entrevistamos a Quintina para conocer su experiencia en Ucrania y las motivaciones que le han llevado a contar la historia olvidada de estas víctimas tardías del accidente de Chernobyl.

Quintina Valero junto a su obra © Nerea de Cos

AM- Tu carrera como fotógrafa se ha centrado en documentar diferentes crisis humanitarias ¿Qué es lo que te ha motivado a enfocar en esta dirección tu fotografía?

QV– Empecé en la fotografía después de un viaje a India y Tailandia en el 2004 donde por primera vez viaje sola y con una cámara que no sabía ni cómo utilizar. Visité zonas muy pobres, pero a su vez llenas de vida y de historias. Después de este viaje decidí estudiar fotoperiodismo en Londres y tuve claro desde el principio que quería documentar temas sociales. Para mí la fotografía ha sido una herramienta que me ha acercado a la vida de mucha gente y a través de la que he aprendido. Me interesa documentar la situación de grupos marginados por la sociedad y contar sus historias desde el punto de vista más humano.

AM- ¿Por qué elegiste la Ucrania de Chernobyl para este proyecto? ¿Cómo te documentaste previamente?

QV- En el 2014 hice un trabajo sobre la migración en Italia y conocí el trabajo de Soleterre, una ONG italiana que ayuda a niños con cáncer en Ucrania. Empecé a cuestionarme cual era la situación en este país después del accidente de Chernobyl, 29 años atrás y si había una correlación directa con el cáncer en los niños. Soleterre me puso en contacto con su ONG en Kiev, Zaporuka que ofrece alojamiento y ayuda a niños que sufren de cáncer.

En abril del 2015 visité por primera vez Kiev para saber de las implicaciones del accidente de Chernobyl. Para documentarme entrevisté a doctores del Instituto Nacional de Cáncer, científicos, representantes de organizaciones de víctimas de Chernobyl y familias afectadas. El libro Voces de Chernobyl de la autora Svetlana Aleksievich recoge testimonios y entrevistas durísimas de sobrevivientes de Chernobyl y me impactó muchísimo. Comencé a interesarme en zonas más remotas donde miles de personas viven en tierras altamente contaminadas. En noviembre del mismo año volví a visitar Ucrania con el colectivo al que pertenezco Food Of War para colaborar con artistas ucranianos en un proyecto sobre el impacto del accidente de Chernobyl en el medio ambiente y en la población. Después realicé dos viajes más en el 2016.

Food at the Table © Quintina Valero

AM- ¿Cómo resultó la experiencia de tratar con los afectados por la contaminación nuclear?

QV- Life after Chernobyl ha sido el proyecto más duro que he hecho hasta ahora. Las zonas que he visitado son de pobreza y abandono absoluto, no solo causado por el accidente de Chernobyl sino también por la desaparición de las granjas colectivas con la caída de la Unión Soviética. El impacto tanto económico como social y psicológico es tremendo. En la zona de Narodichi visité 34 familias y 14 pueblos afectados por el accidente. La mayoría viven en comunidades que fueron evacuados en el 1991 cuando altas dosis de radiación fueron detectadas. Tras la evacuación, muchos de ellos retornaron a sus hogares por no tener donde ir, otros por el arraigo que le tenían a la tierra, más potente que el miedo a una radiación invisible. Ahora muchos de ellos lloran cuando te cuentan sus historias y las enfermedades de sus hijos y se siente culpables de ello. El gobierno les ofreció ayuda que nunca llegó, los salarios son bajos y no tienen ni para pagar las medicinas. Un 60% de los niños padecen problemas cardiovasculares, de respiración y malnutrición, pero el gobierno no considera a estos niños como víctimas de Chernobyl. Al principio se utilizaban dosímetros para medir la radiación, pero hace años que desaparecieron. Psicológicamente fue bastante duro asumir el riesgo al que me exponía visitando estas zonas, así como vivir de primera mano la incertidumbre de un peligro “invisible” con el que han convivido estas familias durante 30 años.

Mischa and the legacy of Chernobyl © Quintina Valero

AM- Uno de los principales problemas para estas poblaciones es el abandono por parte de las instituciones ¿crees que tu trabajo puede ayudar a mejorar la situación en Narodichi?

QV- El problema principal es que Ucrania es unos de los países más corruptos de Europa. En el 2007 había ayudas de recuperación para la agricultura de estas zonas que nunca llegaron a su destino. Son zonas remotas, de limitado acceso a hospitales y centros de atención médica. Asimismo, el Gobierno está reduciendo y eliminando ayudas a víctimas de Chernobyl, especialmente en los dos últimos años, como consecuencia de la guerra en el este del país. Como fotoperiodista, mi trabajo es el de dar voz a estas familias. Considero que fue muy importante la exposición realizada en Kiev en abril del 2016 para conmemorar el 30 aniversario del accidente. Muchísima gente desconocía que esta zona fuera una de las más afectadas. La gente en Ucrania no quiere hablar de Chernobyl pero es importante que no se olvide, no solo allí sino en todo el mundo. Este proyecto ha ganado varios premios que confío ayuden a su difusión; entre ellos el LensCulture Emerging Talents 2016 o la beca del Seminario de Periodismo y Fotografia Albarracin 2016.

Iana at Home © Quintina Valero

Life after Chernobyl forma parte del proyecto Clouded Lands, Chernobyl 30 Years Later que Quintina Valero lleva a cabo junto con el colectivo Food of War, en el que profundizan sobre la relación que se establece entre la comida y la guerra. Este proyecto se expone en una muestra itinerante presentada por primera vez en Kiev, en el 30 aniversario del accidente, y que tras su paso por Berlín se expondrá en el CAB de Burgos del 3 de marzo al 28 de mayo bajo el título Tierras Nubladas. Como anticipo de esta exposición se puede ver parte del proyecto en JustMAD 2017.

Para conocer más sobre el trabajo de Quintina Valero se puede consultar su página web.

Categorías: Fotografía

Siete razones por las que deberías comprarte un objetivo de 50 mm

Xatakafoto - Jue, 23/02/2017 - 15:01

Si hace dos días te contábamos las claves para elegir un segundo objetivo para tu cámara, esta vez te vamos a contar porqué un objetivo de 50 mm podría convertirse en la mejor alternativa. Y es que, si tuviéramos que elegir un tipo de objetivo que reúna las famosas tres “B” (ya sabéis, “Bueno, Bonito y Barato”) sin duda apostaríamos por un objetivo fijo de 50 mm por las razones que os vamos a contar a continuación.

Son buenos porque su construcción óptica les permite ofrecer una gran calidad y una excelente luminosidad que aporta muchas posibilidades para la toma de fotos. Son bonitos porque son pequeños y ligeros, ideales para llevarlos a cualquier parte. Y son baratos porque se pueden encontrar por precios más que atractivos.

Sin duda los objetivos de 50 mm son de los más famosos y recomendados, ya sea por otros fotógrafos como en escuelas y/o libros de fotografía. Prácticamente cualquier marca tiene uno o varios modelos de este tipo en su catálogo (con diferentes aperturas) porque, como decimos, estas lentes reúnen cualidades que las hacen acreedoras de una excelente relación calidad-precio. Pero vamos ya a verlo con más detalle.

Por su calidad de imagen y nivel de detalle Foto de Bernard Spragg

Lo primero que nos haría decantarnos por un objetivo de estas características es la calidad que normalmente ofrece. Como ya hemos contado en otras ocasiones al respecto de las ventajas de los objetivos de focal fija, su construcción está realizada con un menor número de elementos y esto repercute directamente en una mejor calidad final de imagen y un mayor nivel de detalle. Sus lentes están diseñadas para lograr el máximo rendimiento en una sola distancia focal por lo que en general tienen unos índices de distorsión y aberraciones cromáticas muy bajos.

Por su luminosidad Foto de Stròlic Furlàn-Davide Gabino

Otra ventaja de tener la focal fija es que la abertura máxima suele alcanzar valores considerables; en este caso normalmente de ƒ1.8, ƒ1.4 o ƒ1.2 (lo hay incluso de ƒ0.7). Así, cuando la luminosidad de la escena es escasa podemos tirar de diafragma y evitar tener que subir el ISO o realizar una exposición a una velocidad baja que podría provocar trepidación en la imagen.

Por otro lado, al hilo del anterior punto, teniendo en cuenta que un objetivo tiene su rendimiento ideal entre dos y tres pasos por encima de su apertura máxima, eso significa que un objetivo de 50 mm ƒ1.4 ofrecerá más calidad con un diafragma ƒ4 que otro conjunto de lentes que tenga ese valor como apertura máxima.

Por su bokeh, ideal para retratos Foto de Gia Willow Alexa Annermarken

Al hilo de lo anterior, estas grandes aperturas que ofrecen los objetivos luminosos restan profundidad de campo haciendo posible lograr grandes desenfoques. Así, una característica de los objetivos de 50 mm es la de crear un bokeh, es decir un desenfoque muy estético, donde las zonas desenfocadas tienen un aspecto muy atractivo (y con algo de magia), característica que sin duda aporta belleza a la fotografía.

Así, aunque los usos de este tipo de objetivos son bastante extensos (como vamos a contar a continuación) , una de las aplicaciones más destacadas para un objetivo de este tipo es el de los retratos, ya que gracias a la característica mencionada es posible separar claramente a los sujetos del fondo (además de que su distancia focal es adecuada para este propósito).

Por su versatilidad Foto de Loïc

Efectivamente son ideales para retratos, pero los objetivos de 50 mm también son perfectos para muchas otras situaciones. Se pueden utilizar para fotografía de calle, para fotografía nocturna, para fotografía de bodas o para fotografía de paisajes. Incluso, aunque no leguen a ser macros, su distancia mínima de enfoque suele ser baja con lo que se pueden utilizar para captar pequeños detalles.

Por su ligereza y tamaño Foto de Justin Main

Acostumbrados a los objetivos zum, los de 50 mm resultan muy pequeños y ligeros (aunque no siempre es el caso), ya que su construcción es sencilla. Así, son una buena idea para aligerar peso en la mochila sin que eso suponga una pérdida de calidad o versatilidad respecto a los más voluminosos objetivos de distancia focal variable.

Por su precio Foto de Sohel Patel

Ya lo adelantábamos al principio. La popularidad de este tipo de objetivos es tanta que todos los fabricantes de objetivos tienen modelos de 50 mm en su catálogo, normalmente en diferentes luminosidades. Su diseño y construcción más sencillas repercuten en un menor coste de fabricación y, por tanto, un precio menor. En este caso incluso se rompe la norma de que comprar objetivos de las marcas “oficiales” (es decir, de la misma que la cámara) no es rentable.

De hecho, haciendo una simple búsqueda en Amazon se puede ver como es posible comprar un 50 mm ƒ1.8 de las dos marcas principales del mercado por poco más de 100 euros. Si encima hablamos del mercado de segunda mano y de objetivos antiguos con enfoque manual, es posible encontrar auténticas joyas ópticas por precios impensables, ideales para quien quiera tener un objetivo de gran calidad por un precio muy asequible.

Por que te ayuda a ser mejor fotógrafo Foto de Rubén Bagüés

Como objetivos de focal fija que son, este tipo de lentes te obligan a esforzarte un poco más para lograr la composición perfecta. No teniendo la ayuda del zoom que te permite acercarte o alejarte de la escena sin moverte del sitio, con un objetivo de este tipo serás tú quien tenga que moverse para encontrar el lugar ideal para la toma.

Por eso, utilizar un objetivo de 50 mm te servirá para aprender y desarrollar tus capacidades y tu técnica fotográfica. O bien para recuperar la ilusión en esos momentos en los que necesites un empujoncito para mantener tu pasión por la fotografía. ¿Se puede pedir más?

Foto de Miriam Espacio

En Xataka Foto | Nueve cosas que un fotógrafo digital tiene que saber para iniciarse en la foto química

Foto de portada | Markus Spiske raumrot.com

También te recomendamos

Trucos para hacer fotos a niños

Así es la Serie 9000 de AEG: la única lavadora que mejora la calidad del agua para cuidar tu ropa

El duro oficio del fotógrafo de paisaje

-
La noticia Siete razones por las que deberías comprarte un objetivo de 50 mm fue publicada originalmente en Xataka Foto por Óscar Condés .

Categorías: Fotografía

Cosina ha anunciado en el CP+ 2017 tres nuevos objetivos Voigtlander de montura E para Sony

Xatakafoto - Jue, 23/02/2017 - 12:32

El salón CP+ 2017 ha sido el escenario elegido por Cosina para anunciar el desarrollo de tres nuevos objetivos para cámaras full frame de montura E que aumentan la oferta de productos que ya tenía la compañía para esta montura.

El año pasado, en el mismo salón, Cosina presentó sus primeros tres objetivos para la montura de Sony. Si hasta ahora los que ofrecía eran angulares, en esta ocasión se trata de objetivos trambién de distancia focal fija de 35 mm., 40 mm., y 65 mm. respectivamente.

Voigtlander Classic NOKTON 35 mm. f/1,4

Es un objetivo que se basa en el Voigtländer 35 mm. f/1,4 de montura M que salió en 2008.

Izquierda: Objetivo Voigtlander Classic Nokton 35 mm. F1,4 para montura E. Derecha: modelo en el que está inspirado.

Es un objetivo asférico que permite una apertura de f/1,4. Compacto y con unas líneas que, al igual que el resto de modelos presentados, siguen una línea estética que recuerda a los de Sony. Aún tendremos que esperar para conocer detalles como la fecha de lanzamiento y el precio.

Voigtlander NOKTON 40 mm. f/1,2

El segundo objetivo propuesto por Cosina también está diseñado para cámaras Full frame de montura E. Es una objetivo estándar con una gran apertura de diafragma, un muy prometedor f/1,2.

Voigtlander NOKTON 40 mm. f/1,2

Incorpora un un medidor óptico optimizado para cámaras de montura E y contactos eléctricos que permiten la transmisión de datos EXIF y TTL. Como ocurre con el resto de los modelos habrá que esperar un tiempo para tener más detalles sobre su construcción que seguramente se darán a conocer, junto con el precio, cuando se aproxime su salida al mercado.

Voigtlander APO-MACRO LANTHAR 65mm f/2

Por último un plato tan apetecible como los dos anteriores, se trata de un objetivo que la compañía presentó en Photokina 2016 bajo la etiqueta APO-LANTHAR. Han modificado su aspecto para hacerlo más cercanos a la línea de los objetivos que Sony ofrece en sus cámaras de montura E.

Voigtlander Apo Macro Lanthar 65 mm. f/2

Se trata de un objetivo macro que ofrece una excelente apertura f/2 lo que lo sitúa como el más luminoso en su sector. El aumento máximo de disparo es 1:20 y la distancia de disparo más corta de 31 cm. Con una distancia focal de 65 mm. ofrece una gran versatilidad y puede ser utilizada como un objetivo tanto para fotografía macro como estándar. De nuevo, nos quedamos con las ganas de saber su cómo, su cuándo y su cuánto.

Más info | Nota oficial Cosina (japonés)

También te recomendamos

Cosina lanza el objetivo Voigtländer 12mm F5.6 para monturas Leica-M

Así es la Serie 9000 de AEG: la única lavadora que mejora la calidad del agua para cuidar tu ropa

Meyer-Optik Görlitz 50mm ƒ/0.95 Nocturnus II, nuevo objetivo ultrarrápido para Sony E

-
La noticia Cosina ha anunciado en el CP+ 2017 tres nuevos objetivos Voigtlander de montura E para Sony fue publicada originalmente en Xataka Foto por Chema Sanmoran .

Categorías: Fotografía

Casio Exilim EX-FR110H – Prueba de campo

DSLR Magazine - Jue, 23/02/2017 - 11:00

¿Una cámara de acción? ¿Una compacta? Sí y no; la nueva Casio Exilim EX-FR100-H, anunciada oficialmente en diciembre de 2016, toma ambos conceptos para ofrecer una cámara muy pequeña y totalmente conectable capaz de ver en la casi total oscuridad, gracias a sus enormes píxeles para tratarse de una compacta. Una idea interesante que vale la pena poner a prueba.

Casio Exilim EX-FR110H © Albedo Media

Con un sensor retroiluminado de 1/2,8” de solo 1,9 Mpx de resolución efectiva –2,16 mpx en total–, la pequeña Exilim ofrece un valor ISO máximo de 51.200, lo que, unido a la apertura de su objetivo de f/2,8, consigue que no haya sombra que se le resista: su principal seña de identidad. Una combinación una tanto curiosa, acostumbrados a embutir el máximo número de megapíxeles posible, siempre en detrimento de la relación señal a ruido. Eso sí, absténgase los amantes de las ampliaciones pues, por el tamaño de su sensor, las imágenes captadas sólo se podrán disfrutar con calidad en pantallas.

Por otro lado, si unimos la posibilidad de sumergirse hasta 1,5 m de profundidad –protección IPX8– y la resistencia a los impactos y las bajas temperaturas podemos deducir que los amantes de la naturaleza y los deportes de aire libre encontrarán en ella una buena compañera de viaje. Aunque también se nos ocurre muy adecuada para los noctámbulos en su vertiente más lúdica.

Ergonomía y manejo

El tamaño, sin duda, se presta a ello. Aunque antes de indicar cifras, vamos a tratar de describir un poco más el “invento” pues a esta cámara se le pueden llamar muchas cosas excepto convencional.

Casio Exilim EX-FR110H © Albedo Media

La cámara propiamente dicha consiste en un módulo circular de unos 6 cm de diámetro y 3 cm de fondo, que se controla desde un dispositivo que contiene la pantalla –táctil, de 3”– y la escueta botonería: encendido, disparo y grabación de vídeo. Este controlador cabe en la palma de una mano pequeña pues su lado largo no llega a los 9 cm. La cámara sola pesa 76 g y montada en el conjunto, éste apenas pasa de los 200 g.

Cámara y controlador se conectan entre sí vía Bluetooth de manera rápida y sencilla y mantienen la conexión siempre que no se separen más de unos diez metros. Eso sí, a partir de los cinco la imagen dejará de verse en la pantalla del controlador aunque se pueda seguir disparando. También existe la posibilidad de controlar la cámara desde el teléfono a través de la aplicación Exilim Connect que se vincula mediante Wi-Fi.

Ambos elementos se unen gracias a una bisagra metálica sobre la que se sujetan cámara y controlador y que permite variar el ángulo de toma. La bisagra se puede separar del controlador y mantener en la cámara para que ésta se apoye o se puede quitar por completo.

Casio Exilim EX-FR110H

Esta configuración tan poco habitual obliga a familiarizarse con el aparato antes de comenzar a disparar. De hecho, dado que la cámara propiamente dicha es circular, también hay que aprender a reconocer cuándo estamos tomando fotografías verticales u horizontales.

Superadas estas cuestiones, la toma se ha simplificado al máximo: botones, los justos –tal como hemos avanzado, encendido, disparo y grabación de vídeo– aunque, eso sí, repetidos en cámara y controlador por si decidimos prescindir de este último.

Casio Exilim EX-FR110H

El resto de configuraciones posibles lo realizamos a través de la pantalla táctil. Empezando por el foco. Aunque dispone de enfoque automático con reconocimiento de rostros, también podemos elegir el punto deseado pulsando sobre la pantalla. La tarea se realiza con rapidez a pesar de que nos encontremos en su hábitat natural, la noche.

Se dispone de dos modos: automático simple o automático inteligente, que reconoce la escena y aplica los parámetros adecuados. En ambos casos funciona todo lo bien que se puede esperar de una cámara completamente automática. También podemos realizar disparo a intervalos cuya frecuencia se puede programar desde 5” a 2’.

Y… poco más se puede ajustar, aunque tampoco se le pida a una cámara de estas características tan orientada al ocio.

Óptica

Aunque, de difícil catalogación, quizá la etiqueta de “cámara de acción” sea la que mejor le quede. Por ello, no ha de extrañarnos que utilice un objetivo fijo con una distancia focal equivalente de 20 mm –2,87 mm reales–. No obstante, podemos aplicar un zoom digital de dos aumentos pellizcando la pantalla con los dedos.

Imagen tomada con Casio Exilim EX-FR110 H. 1/20 s – f/2,8 – ISO 800. © Fernando Galán

El diafragma tiene una apertura constante de f/2,8. Esto ayuda a mantener la gran luminosidad que se busca en esta cámara nocturna.

Enfoca desde 10 cm aunque cuando, utilizando el modo automático inteligente, reconoce una escena macro, es capaz de enfocar desde 3 cm.

Vídeo

Teniendo en cuenta la resolución de esta Exilim y el formato 16:9 de su sensor cabe suponer que la grabación de vídeo para publicar en redes sociales será uno de los principales atractivos para sus potenciales clientes.

Imagen tomada con Casio Exilim EX-FR110 H. 1/13 s – f/2,8 – ISO 40.000. © Fernando Galán

Lo graba en formato MOV H264 con audio monoaural a una resolución máxima de 1.920 x 1.080 píxeles (Full HD) y a 30 fps, con un límite máximo de 29 minutos seguidos de grabación.

También cuenta con estabilizador de imagen que permite compensar hasta 3 pasos y que se puede desconectar a voluntad.

Imagen tomada con Casio Exilim EX-FR110 H. 1 s – f/2,8 – ISO 2.500. © Fernando Galán

Dispone de memoria interna de 50 MB y admite tarjetas de memoria externas microSD de hasta 16 GB que, dado el tamaño de los archivos generados –por supuesto, sólo JPEG– dan para muchas fotos y bastantes vídeos.

Al tratarse de dos módulos independientes, obviamente, tenemos que contar con dos baterías distintas. Ambas internas, de litio, con una autonomía para unas trescientas fotografías o una hora de grabación de vídeo. Para cargarlas se puede utilizar el conector USB estándar que utilizan la mayoría de teléfonos móviles.

Imagen tomada con Casio Exilim EX-FR110 H. 1/100 s – f/2,8 – ISO 400. © Fernando Galán Muestras

El hecho de que no existan programas de exposición implica que debemos dejar a la cámara que elija sola y… muchas veces acierta y otras, no tanto. Confía, a veces demasiado, en su estabilizador optando por reducir el tiempo de exposición hasta el límite en vez de subir el ISO cuando todavía hay margen. Como resultado, obtenemos no sólo más imágenes trepidadas de las deseadas sino sujetos movidos que se podían haber detenido acortando un poco el tiempo de obturación.

Imagen tomada con Casio Exilim EX-FR110 H. 1/20 s – f/2,8 – ISO 640. © Fernando Galán

La capacidad de esta cámara-búho es tal que con frecuencia ve más que nosotros mismos. Es decir, tiende a sobrexponer la escena cuando apenas hay luz. Algunos de los momentos fotografiados se encontraban en casi penumbra y, sin embargo, la Exilim los capturó.

Obviamente, hablar de rango dinámico resulta improcedente pues, como cabe suponer, se encuentra muy limitado y las luces tienden a quemarse y las sombras se empastan. Si buscamos escenas con poco contraste podemos obtener resultados aceptables.

Imagen tomada con Casio Exilim EX-FR110 H. 1/125 s – f/2,8 – ISO 250. © Fernando Galán

Ya sabemos que el usuario de esta cámara no pretenderá encontrar la calidad de imagen máxima sino la oportunidad del momento y, para este propósito los resultados son más que dignos. El gran tamaño de los píxeles y el procesador Exilim Engine HS v3 se encargan de que el grano tarde en aparecer y, cuando lo hace se elimine con relativa limpieza, manteniendo el detalle razonablemente bien.

Imagen tomada con Casio Exilim EX-FR110 H. 1 s – f/2,8 – ISO 500. © Fernando Galán Conclusiones

Si llegamos a entender la manera en que trabaja la Exilim EX-FR100H y no le pedimos más allá de donde llega, podemos llevarnos muy bien con ella y disfrutar de sus capacidades que no son pocas: portabilidad, versatilidad, nocturnidad, resistencia…

Un “juguete” que a muchos no nos importaría incorporar a la colección para utilizar en las circunstancias para las que se ha previsto. Lástima que, por ahora, no se encuentre disponible en el mercado europeo y haya que acudir a Asia para conseguir una. Por el mismo motivo no disponemos de precio oficial aunque, dadas las características, podemos imaginar que éste no supondría un impedimento.

Categorías: Fotografía

Llega el MWC 2017 – LG G6, Huawei P10 y… ¡Nokia 3310!

DSLR Magazine - Jue, 23/02/2017 - 10:30

La nueva edición de la feria más importante de la telefonía móvil está a la vuelta de la esquina. El próximo lunes abrirá las puertas el Mobile World Congress 2017 en Barcelona, aunque el domingo ya están previstas las primeras presentaciones de productos.

El MWC 2016 fue el año del Galaxy S7 y del LG G5 © Albedo Media

Como en ediciones anteriores, algunas de las compañías más grandes del sector se reservan el día anterior al pistoletazo de salida del MWC para convocar a la prensa especializada y presentar sus dispositivos de alta gama en un evento exclusivo preparado para la ocasión. Es la forma de hacerse eco y llegar al primer día del Mobile con los deberes hechos. Y si en ediciones precedentes Samsung era –con sus Galaxy S– la principal estrella del “día 0”, esta vez serán LG y Huawei quienes llevarán la voz cantante. En efecto, la multinacional surcoreana ha decidido esta vez postergar el lanzamiento de su Galaxy S8 para más adelante, junto con un futurible Galaxy S8 Plus que, según los rumores, serán presentados a finales de marzo. ¿Querrá emular Samsung los pasos de Apple y presentar su buque insignia en un evento propio?

De momento, habrá que conformarse con el Samsung Galaxy S7, puesto que el S8 no está previsto hasta finales de marzo © Albedo Media

No será el caso de la también coreana LG, que presentará su nuevo LG G6, un año después de presentar el LG G5 y su interesante propuesta de concepto modular. Lo que ya se sabe –así lo ha hecho conocer de forma oficial la propia compañía– es que tendrá una pantalla más grande y que se podrá operar con una sola mano; de hecho, LG ha divulgado ya un primer vídeo dónde se destacada su diseño y minimalismo.

Invitación oficial para la prensa del evento de presentación del LG G6

El gigante chino también quiere dar otro golpe con su nuevo Huawei P10, sucesor del Huawei P9, que tanto dio de que hablar –desde el punto de vista fotográfico– a raíz de su colaboración con Leica. El último Huawei Mate 9 dio un vuelta más de tuerca en el concepto de la cámara dual del P9, con un sensor dedicado exclusivamente al modo monocromo, y es de esperar que el P10 siga la senda con nuevas innovaciones en este sentido.

El Huawei P9 es una de las mejores opciones fotográficas “móviles” para los amantes del blanco y negro, ¿lo será también el P10? © Albedo Media

Pero seguramente lo más sorprendente del próximo MWC 2017 sea la vuelta del famoso Nokia 3310. Lo que pudiera ser considerado como muchos como una broma, según los rumores cada vez más insistentes al respecto, podría “ir en serio”. El “indestructible” y afamado modelo de Nokia podría hacerse realidad en pocos días, y aunque seguramente no aventaje en características técnicas a ninguno de los demás modelos de smartphones que se presentarán a lo largo de la feria, habrá al menos un aspecto en que los ganará por goleada: el de pasar más tiempo alejado de un enchufe…

Si algo ganara el Nokia 3310 –de hacerse realidad– al resto de teléfonos móviles será en autonomía… © Nokia

En todo caso, solo habrá que esperar unos días más para averiguarlo.

Categorías: Fotografía

Páginas

Suscribirse a Agrupació Fotogràfica Sarthou Carreres sindicador